domingo, 29 de marzo de 2015

Carta Astral: Una luz en nuestro sendero de vida

La carta astral o natal, es el mapa de cómo estaban ubicados los planetas al momento de nacer una persona, y al aprender a interpretar ese gráfico, podemos determinar cosas tales como sus tendencias personales, y sus propensiones en todas las áreas: amor, dinero, familia, profesión, karma, misión de vida, etc.

Lo que está  en la carta astral es nuestro “karma”, no en el sentido negativo que se le da popularmente, sino en el sentido de qué es lo que traemos a este mundo para ser realizado. Y si la carta nos marca un camino, entonces, ¿dónde dejamos al libre albedrío?

Aquí entra la gran ayuda que presta el astrólogo: la carta astral nos da diferentes caminos y el astrólogo da la orientación sobre el camino a seguir, mostrando al consultante sus posibilidades. El libre albedrío está  en poder elegir el camino adecuado dentro de lo que potencialmente poseemos.

El “karma” es emocional, muchas veces nuestros actos son dominados por las emociones, porque éstas se producen de forma mucho más rápida que el razonamiento. Pero el trabajo de crecimiento consiste en aprender a dominar las emociones, lo que se logra conociéndonos bien a nosotros mismos, y logrando esto podemos trascender nuestros aspectos más difíciles. La carta astral es una excelente herramienta de autoconocimiento.

La carta astral establece  relaciones  entre  lo que sucede en el cielo y lo que acontece en la vida cotidiana de los seres  humanos. En  ningún momento los planetas obligan al ser humano a hacer tal o cual cosa, sólo le hablarán de tendencias o inclinaciones, para que cada quien, con su libre albedrío, aproveche el mejor momento y evite las peores circunstancias.

Por otra parte, así como cada planeta tiene su correspondencia en un metal, una piedra o color, de igual modo los planetas tienen su correspondencia con cada uno de nuestros puntos de energía o “chakras” que a su vez se corresponden con cada una de nuestras glándulas endocrinas.

De tal forma, nuestro cuerpo puede convertirse en el más importante receptor astral; nosotros mismos podemos materializar nuestros deseos con una adecuada orientación sobre nuestra configuración cósmica, y podemos lograrlo armonizándonos con el cosmos y abriendo nuestra conciencia para recibir sus influencias.

El prestigioso astrólogo Dane Rudhyar, al referirse a la forma de abordar la carta astral, señala que hay quienes asumen esta tarea cual “milagreros”, que sólo muestran interés en anunciar lo que va a suceder, mientras que él se inclina por ser un orientador que asume la astrología como una forma de educación, para hacer que el consultante aprenda a ser objetivo con respecto a su vida y tome conciencia de los ritmos básicos de su existencia como persona individual.

Por su parte, otro reconocido astrólogo, Nicholas Devore, se refiere a un aspecto de la astrología que él denomina “psicología cósmica”, y la define de la siguiente manera: “Es la ciencia del diagnóstico por la que el desajuste del individuo para con la vida, puede tratarse mediante un pensamiento correctivo”.


Etiquetas: